fbpx

PASSWORD RESET

Un grupo de chicas dispuestas a hacer ruido, a escribir y a relatar experiencias personales para hablar de lo que nos pasa, nos interesa y nos incomoda.

4 pasos para sacar el drama de tus discusiones

258
Inicio » Bienestar » 4 pasos para sacar el drama de tus discusiones
Compartir
  • 15
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    15
    Shares

Comunicarse es un lío, hace unos días intentaba convencer a una compañera sobre el contenido para un taller, estábamos intentando cuadrar el temario, pero por alguna razón estábamos priorizando los temas de forma muy diferente. Llevábamos una hora discutiendo cuando descubrimos que el origen de nuestro desacuerdo no era otro más que una discrepancia de términos. Comunicarnos es mucho más complejo de lo que a veces creemos, los mensajes no siempre llegan como nosotros pretendemos y los malentendidos que se generan sin duda son más de los que nos gustaría y cuando menos lo pensamos podemos terminar enfrascados en una discusión. (Y cuidado cuando Mercurio esté retrógrado que hay que andar con pincitas).

 

El asunto se complica más cuando tenemos un desacuerdo con alguien que tiene una posición de poder o peor aún con alguien cercano. En este último rubro me declaro culpable de haberme callado más de una vez mi inconformidad con tal de mantener la paz, lo que a la larga sin duda es lo menos sano que se puede hacer (repito no lo hagas). Hace un tiempo me encontré con un modelo de comunicación que me ha permitido callar menos y solucionar más: La comunicación no violenta. Este modelo fue diseñado por Marshall Rosenberg con el objetivo de ayudar a la solución pacífica de conflictos y he encontrado que es sumamente útil para quitar el drama de la ecuación, lo que permite centrarnos en el mensaje y en aquello que queremos solucionar. Para ello Rosenberg, nos invita a organizar lo que queremos comunicar en cuatro puntos:

 
 

1.-Lo que observo

Se trata de centrarnos en los hechos concretos y objetivos, de forma tal que todas las partes puedan reconocer un suceso de manera similar, para a partir de ahí poder aportar las diferencias. Lo más importante de este punto es eliminar cualquier intento de interpretación o de ideas adicionales, tal cual es narrar los hechos observables, sin juzgarlos, ni evaluarlos de ninguna forma.

 

via GIPHY

 

2.- Lo que siento

Aquí el punto es reconocer que nuestras emociones y sentimientos son totalmente nuestra responsabilidad, por lo tanto, no podemos culpar a los otros por cómo nos sentimos, pero si podemos compartir y verbalizar esas emociones y sentimientos para que la otra persona las conozca. Lo más importante es no hacer acusaciones, ni culpabilizar al otro.

 

via GIPHY

 

3.- Lo que necesito

El origen de un desacuerdo siempre implica una necesidad personal no cubierta, por ejemplo, puedo tener la necesidad sentirme escuchada, de sentirme segura, o de tener más información.  Hay que recordar que lo que yo necesito, no siempre es lo que la otra persona necesita, y lo que es importante para mí puede no serlo para el otro, de ahí el valor de expresar puntualmente lo que está haciendo falta.

 

via GIPHY

 

4.- Lo que pido

Muchas veces cuando nos enclaustramos en una discusión nos olvidamos qué el objetivo final es solucionar el desacuerdo y no quién tiene la razón, de forma tal que podemos discutir por horas y no llegar a ningún punto. Por ello es muy valioso dejar claro qué es lo que estoy pidiendo, expresar lo que queremos puntualmente y dejar en claro nuestra expectativa nos ayuda a tener una visión mucho más resolutiva, como dije el punto de este modelo es quitar el drama de la ecuación. Cabe aclarar que expresar lo que pido puntualmente no significa que la otra persona lo vaya a aceptar por más, sin embargo, ayuda a alinear la expectativa y permite abrir el paso a la negociación.

 

via GIPHY

 

Un punto importante para que este modelo funcione es cuidar conscientemente algo que se llama paralenguaje, es decir, el tonito o entonación con la que decimos las cosas. De nada sirve seguir los pasos anteriores si nuestra voz expresa a leguas que estamos culpando al otro o si nuestro lenguaje corporal indica lo contrario a lo que estamos diciendo. Lo más recomendable es respirar profundo e intentar usar un tono más neutro. Así mismo es indispensable tener la disposición de escuchar activamente a la otra persona, de forma que podamos entender también su perspectiva de las cosas.

via GIPHY

 

Comunicarnos eficientemente puede ser muy complejo, más aún cuando estamos en medio de una discusión o un malentendido. Este modelo me ha ayudado a mí a expresarme de manera más adecuada en esas circunstancias, aunque en sí mismo no hace una discusión más fácil, si permite que nuestros mensajes sean más claros y sin duda aumenta las oportunidades de resolver los conflictos. La próxima vez que estés en medio de la discusión intenta plantear tu comunicación en estos términos y observa lo que sucede, puede que no sea prefecto al principio, pero con algo de práctica podrás ver sus virtudes.

 

Si tienes alguna pregunta, no dudes en dejarnos un mensaje o escribirme a @DanaLandaE


Compartir
  • 15
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    15
    Shares

SPREAD THE LOVE

¡Te compartimos LINKS que nos gustan y NOTICIAS de la semana!

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com